Representante Catalina Ortiz

SOS al cine colombiano

Catalina Ortiz
Abril 28, 2021

Mucho se ha hablado sobre los beneficios tributarios que nos cuestan en el recaudo, pero que resultan inefectivos para la atracción de inversión y la creación de empleo. Sin embargo, como no todo es blanco y negro vale la pena revisar con lupa el caso de la industria audiovisual que venía presentando unas cifras prometedoras antes de la pandemia y que se vería seriamente afectada con la reforma tributaria que pretende congelar el Fondo para el Desarrollo Cinematográfico (FDC) y retirar los Certificados de Inversión Audiovisual.

El Fondo Fílmico Colombia (FFC) estuvo inspirado en el exitoso modelo de inversión extranjera que maneja Hollywood. Consiste en que se le da la oportunidad a empresas extranjeras para que inviertan en producciones de cine colombiano, y el Fondo les devuelve un porcentaje de la plata que invirtieron, más lo que se ganan por la película. La “contraprestación”, es hasta de 40% del valor de gastos realizados por servicios cinematográficos y 20% por hotelería, alimentación y transporte. Sin la contraprestación del FFC, se perderá el incentivo seductor a las empresas extranjeras para que inviertan en el cine local, que además venía en ascenso por las series de Netflix y otras plataformas de video por demanda grabadas en Colombia.

Por otro lado, el FDC se financia de una cuota parafiscal sobre la taquilla que pagan los usuarios de cine y las empresas que exhiben, producen y distribuyen obras de cine. Es la forma de que el fondo se sostenga a sí mismo con la misma pujanza del sector (con la plata que produce), y que por tanto no dependa del Presupuesto General de la Nación.

Gracias al crecimiento del sector, el fondo ha recaudado recursos valiosos que fueron invertidos en proyectos destacados como la nominada al Oscar en 2015 “El Abrazo de la Serpiente”, la ganadora del premio Goya en 2021 “El Olvido que Seremos” o la ganadora de la Palma de Oro en el Festival de Cannes 2014 “Leidi”, entre otras.

Ahora, la reforma tributaria deroga toda esta cuota de parafiscalidad y deja el fondo al vaivén de lo que el presupuesto le asigne anualmente, que por temas políticos y de lobby puede convertirse en una senda hacia el decrecimiento del sector. Estas medidas de la reforma tributaria son especialmente inconvenientes si se tiene en cuenta que la industria audiovisual ha sido una de las más afectadas por la pandemia. Según el gremio, en 2020 se registraron aproximadamente 800.000 espectadores de cine, cuando se recuerda que en 2019 esta cifra habría llegado a 74 millones. Es decir, una caída estrepitosa de 99%. Por eso, proponemos que no se derogue la parafiscalidad del Fondo para el Desarrollo Cinematográfico ni la contraprestación del Fondo Fílmico Colombia para mantener el crecimiento del cine colombiano ante plataformas de streaming y empresas extranjeras.

Una propuesta adicional, enfocada en la reactivación, consiste en que el MinCultura ‘refondee’ por un periodo de tiempo determinado los dos fondos mencionados, especialmente el FDC que se sostiene de taquilla y que, por la pandemia, no ha recibido suficientes recursos.

Nosotros, como lo hemos hecho en el pasado, creando una sección exclusiva para producciones colombianas en plataformas de servicio bajo demanda, vamos a seguir buscando soluciones para que este sector crezca y siga jalonando el empleo y la inversión en el país.