Representante Catalina Ortiz

UN CONCEJO DE BOLSILLO

Libi Astudillo. Octubre 23, 2020

El Concejo de Santiago de Cali ha sido una de las instituciones más criticadas por los caleños durante los últimos días, debido a la autorización que le otorgó al alcalde, Jorge Iván Ospina, para que solicitara un empréstito, es decir, un crédito público, por valor de $650.000 millones de pesos, cifra que supera el valor recaudado por impuesto predial en el municipio.

Estos recursos, tienen como finalidad financiar algunos proyectos de reactivación económica, el Plan de Desarrollo y el MIO, entre otros que se vieron desfinanciados a causa de la ya conocida pandemia mundial de Covid-19. Pero, muchos caleños no entienden, por qué el Concejo lo aprobó, aún sabiendo que esta no es una buena opción para financiar dichos planes, puesto que dejará al municipio con una deuda que tardará, en el mejor escenario, más de 10 años en ser saldada, es decir, los próximos tres gobiernos deberán asumir esta deuda.

Sin embargo, no es extraño que el Concejo de Cali sea objeto de críticas, no solamente durante este Gobierno, dado que, según diferentes estudios y análisis académicos, esta institución lleva más de 20 años en las mismas: sirviendo una dinámica clientelista, donde, como dice el dicho “el Alcalde propone y el Concejo dispone”.

Pero ¿por qué pasa esto? ¿En qué momento la Alcaldía deja de ser objeto de control y se vuelve una especie de caja menor para los concejales? Pues bien, el Concejo es el que se encarga de aprobar el Plan de Desarrollo, el presupuesto anual y las diferentes iniciativas que el alcalde de turno proponga ante los concejales.

Otra de sus funciones es ejercer control político, con el fin de tener un equilibrio de poder y que este último, no malgaste los recursos de los ciudadanos. Para esto, el alcalde debe presentar proyectos de acuerdo y ser aprobados por dicha institución. Y es aquí donde la administración municipal y los concejales, realizan acuerdos bajo la mesa, donde el Concejo aprueba los acuerdos y el alcalde, a cambio del “favor” les entrega contratos de diferente índole, como por ejemplo, contratos de prestación de servicios en las diferentes secretarías.

Como lo mencionaba anteriormente, el Concejo durante estos años se ha dedicado a aprobar la mayoría de los proyectos de acuerdo presentados por los diferentes mandatarios, sin detenerse a realizar un control político responsable y sensato, donde se estudie si realmente estas iniciativas benefician a los caleños o si, por el contrario, siguen llenándonos de deudas que se pagan con nuestros impuestos.

Y aquí podemos hacer un cuestionamiento bastante importante: ¿será culpa de elegir a los mismos de siempre? Se podría decir que sí, puesto que de los 17 ex concejales que aspiraron nuevamente a su cargo, 12 lograron obtener curul, dando espacio a 9 concejales nuevos, es decir, una renovación del 43%, cifra que parece bastante alta, pero que, a la hora de conocer las orientaciones y prácticas políticas de los nuevos miembros del Concejo, parece no haber mucha “renovación”.

Claro que no se debe generalizar y es muy relevante mencionar que algunos concejales sí han ejercido bien su tarea y se han encargado de mostrar a la ciudadanía que el Concejo sí es importante y que el alcalde no puede disponer libremente de los recursos, aunque al no ser un número significativo, no generan un impacto tangible y al final estas instituciones terminan malgastando lo poco que se tiene.

Es por esto que quisiera invitarles a tener una mayor conciencia política, a que analicen muy bien cuando vayan a elegir a sus concejales, puesto que son ellos los que se  encargan de que no sigamos endeudados ni financiando obras fallidas. Espero, también, que este nuevo crédito solicitado por la administración municipal, del cual no se ha entregado información detallada sobre su destinación, no se convierta en una deuda más, como lo han sido el MIO, las Mega Obras y las “inversiones” en la línea de negocio de tecnología en EMCALI, entre muchos otros proyectos, que han generado más gastos que ganancias para nuestra sucursal del cielo.

*Las opiniones presentadas en este espacio corresponden únicamente al autor(a) de la columna. Por ende, no compromete el pensamiento ni las acciones de la Representante Catalina Ortiz.