Representante Catalina Ortiz

¡Ojo al tren del Valle!

Catalina Ortiz
Agosto 25, 2020

El tren de cercanías es el proyecto de infraestructura más importante para la conectividad de Cali con sus municipios vecinos. El avance del proyecto está en riesgo de quedarse en el limbo y sin una parte importante de los recursos para avanzar en los estudios de factibilidad. La última alerta se encendió en una reunión que tuvimos la semana pasada los miembros del Bloque Regional y Parlamentario del Valle con el embajador del Reino Unido en Colombia, Colin Martin Reynolds. Esta es la historia.

El tren de cercanías es un proyecto que busca conectar, a través de una red férrea de 72 kilómetros a Cali, Yumbo, Palmira y Jamundí, cuatro de las principales ciudades del suroccidente colombiano. Y a pesar de que es sumamente importante para mejorar la competitividad de la región, el proyecto lleva 13 años en remojo y aún no se ve que vaya a rodar.

Esta iniciativa se viene impulsando desde que se realizaron los estudios técnicos en 2007. Pero solo siete años después, en el 2014, la Alcaldía de Cali retomó el proyecto con el apoyo de la Gobernación del Valle y tres años más tarde, en 2017, se sumaron los municipios de Yumbo, Palmira y Jamundí.

Con un costo de US$2,5 millones y la financiación por parte de la Embajada de Francia, la Gobernación del Valle y las alcaldías de Yumbo, Palmira y Jamundí en 2018 se arrancó el proceso de pre-factibilidad.

El año pasado, con la entrega de los resultados de los estudios de ese proceso y con el apoyo de la bancada de congresistas del Valle logramos que los estudios de factibilidad, que permiten evaluar el costo y el diseño del proyecto con mayor detalle, quedaran incluidos en el Presupuesto General de la Nación 2020.

Lo cierto es que muchos hemos trabajado para lograr la factibilidad necesaria para no detener el proceso y hoy estamos a $4.000 millones de financiar esta etapa. Para iniciar los estudios de factibilidad del tramo Cali-Jamundí, el primero priorizado, se necesitan $34.000 millones. Ya hay $15.000 millones, $5.000 que aportan la Gobernación del Valle y las alcaldías de Cali y Jamundí y $10.000 millones del Gobierno Británico. Los $19.000 millones restantes más $2.000 de impuestos deben ser asumidos por el Ministerio de Hacienda, quien ha anunciado que $17.000 millones serán entregados a través del Fondo Nacional para el Desarrollo de Infraestructura (Fondes). Es decir, faltan $4.000 millones.

La alerta se encendió, porque la disponibilidad de los recursos del gobierno británico se vence en septiembre. Si el resto de los recursos para el estudio de factibilidad no están completos para esa fecha, perderemos los recursos de la cooperación internacional y por ahí derecho la posibilidad de que se contrate la factibilidad en este año. En este contexto (y en cualquiera) no estamos para desperdiciar plata, y menos $10.000 millones que no se encuentran fácilmente.

Tenemos tres semanas para que el proyecto no quede en el limbo. Por eso, hago un llamado a todos los involucrados. Atrasarse en los estudios de factibilidad es atrasar el proyecto y la consecución de más recursos para las futuras fases. En particular le decimos desde Cali y el Valle al Ministerio de Hacienda que cumpla su compromiso del presupuesto 2020, los demás ya están haciendo un enorme esfuerzo en medio de esta pandemia. Cali merece su tren y no seguir rezagado en conectividad.