Representante Catalina Ortiz

COLUMNAS
2019/04/05

Los impuestos y el mundo que queremos

Por: Catalina Ortiz, Representante a la Cámara del Valle del Cauca por el Partido Alianza Verde

 

Si bien el propósito principal de una reforma tributaria es encontrar los recursos para financiar al Estado. Es decir, todos los servicios, subsidios, bienes y demás que se pagan con los impuestos. También, representa la oportunidad de escoger los incentivos y desincentivos para promover la sociedad que queremos y aminorar algunos de los males de la misma.

Desafortunadamente, esta reforma ha sido muy pobre, hasta ahora, en promover a través de los impuestos una economia moderna, de emprendedores en crecimiento, con una movilidad sostenible y unas industrias verdes y digitales pujantes.
Resulta increíble que mientras la tendencia mundial es subsidiar e incentivar la movilidad sostenible, con esta reforma las bicicletas normales y eléctricas, scooters, carros y todo vehículo eléctrico o híbrido, los cuales hoy tienen IVA al 5%, quedarán gravados al 18%.
En Estados Unidos, Francia y Holanda el Gobierno ofrece subsidios y reembolsos a los ciudadanos que compran esta clase de vehículos por considerarlos como parte de la solución a los problemas de contaminación y movilidad que afectan a las grandes ciudades. Pero nosotros, estamos pensando en gravarlos a pesar de que en Colombia, actualmente, el parque automotor registra una edad de 16 años y genera más de 60 millones de toneladas de emisiones de dióxido de carbono (CO2).
No menos preocupante es lo que sucedería con el servicio de internet, que hoy está exento de IVA para estratos uno y dos y excluido para estrato tres. ¡Plantean gravar al tres! No hemos terminado de conectar con buena velocidad a todos los colombianos y ya estamos planteando meterle un costo adicional a la clase media. ¿Cómo pueden ser entonces clientes y productores de negocios digitales y mejorar su educación online si les encarecemos el servicio de internet?
A los pobres emprendedores hasta ahora este gobierno no les ha hecho sino promesas. ¿Dónde están los incentivos para emprender? Lo que se plantea para economía naranja en esta primera versión de la reforma tributaria desconoce por completo que estas nuevas empresas se demoran, si es que logran, conseguir inversión, generar varios empleos formales y obtener utilidades en sus primeros años. ¿Así que los van a eximir de renta sobre cuáles utilidades? El incentivo parece hecho para que a nadie le sirva, pues pide más de 825 millones de inversión y 10 empleos formales en los primeros tres años.
¿Pero si eres emprendedor de otro sector qué hay para ti en esta reforma? Impuestos. Incluso se baja el umbral desde el cual eres responsable de IVA. ¿Dónde hay promoción a la inversión o algún tipo de beneficio que ponga más gente a arriesgarse a invertir y emprender?
Por estos motivos, y aunque reconozco los retos que enfrenta el Gobierno para financiar el presupuesto nacional, considero que el camino propuesto es inadecuado. Varias de las medidas planteadas afectarían irremediablemente el crecimiento de las industrias relacionadas con la nueva economía, sin mencionar el impacto negativo que también tendría en los emprendimientos y las empresas emergentes. El tema aún no se agota y todavía tenemos la oportunidad de que esta reforma realmente promueva la sociedad que queremos.